55 Cancri e

Curaduría por Lupe Álvarez

El mundo del capitalismo global de la información nos enfrenta cotidianamente a eventos extraordinarios cuyas evidencias corren vertiginosas por la superautopistas electrónicas. Miríadas de imágenes extraídas de fuentes diversas, con calidades heterogéneas y variados formatos invaden nuestro espacio ambientado ineluctablemente con pantallas e inmerso en sus superficies luminosas. Somos ya con ellas, y nuestros modos de ver el mundo, nuestros afectos y representaciones  habitan sus lenguajes. 

¿Es verídico lo que nos ofrecen sus destellos? ¿Son fiables sus narrativas? ¿Cuánto de lo que percibimos hoy está arbitrado por las maneras en que los dispositivos electrónicos, sus flujos de información y lo  que hoy buscamos  (y bajamos)  de la web, moldean nuestras creencias y transforman el complejo ámbito de nuestra corporalidad?

El proyecto 55 Cancri e, parece secundar ese afán por interrogar formas de creación prendidas a “paquetes de datos comprimidos y flexibles” dispuestos a  ser transferidos e integrados en incontables procedimientos y combinaciones. Una ética del remix y de la apropiación como le llama Hito Steyerl, abre el diapasón a una creatividad sin jurisdicciones.

Las posibilidades abiertas por interfaces donde un gigantesco repositorio de información de toda laya, parece afirmar la idea de un mundo en el que todo está disponible y “a golpe de vista”, no sólo modifican nuestras formas de ver y apreciar, sino que nos descubren un horizonte de usos donde, gracias al acceso de una mayoría conectada, se transforma radicalmente la autoría. El sujeto creador flexibiliza sus dotes tornándose más difusas las diferencias entre un artista, un diseñador web, un diseñador gráfico o un experto analista de redes.

Es en la distribución de la web donde creación, interactividad y participación confunden sus rangos de operaciones. La traducción, el montaje, la edición crítica y paródica y otras maniobras de apropiación y transferencia, asoman como modos distintivos en prácticas artísticas destinadas a iluminar “la condición afectiva de la muchedumbre contemporánea”.

Se trata de procesos que han modificado los patrones perceptivos haciéndonos más sensibles a las imágenes como superficies, y a sus efectos, que a los contenidos que encarnan.

Nos enfrentamos a un tipo de arquitectura donde se incuban formas disímiles  de contigüidad, de aprehensión fragmentada del mundo: una espacialidad ligada a las configuraciones y formatos de los dispositivos, que propicia un compromiso diferente con espectadores y usuarios expuestos constantemente, a conexiones mutables. Encabalgamientos, desplazamientos y jerarquizaciones activados en la propia experiencia con el medio.

A Mónica López le han interesado siempre las imágenes que pululan en los navegadores y en general, las producidas tecnológicamente. Su platitud y  exigua materialidad – aspectos que en ocasiones emula en el dibujo -, han ocupado sus afanes creativos: como si la mano quisiera dar batalla a la pulcritud técnica nacida del dispositivo. Pero sus intenciones se han escorado hacia el cuestionamiento de los arquetipos dominantes de visualización distribuidos por las plataformas de internet. Su propuesta toma conciencia de la naturaleza engañosa de las imágenes detrás de su presencia rutilante que, como afirma Juan Martín Prada, nos reenvía a esa asociación   “mítico histórica entre fuentes de luz y fuentes de autoridad”.

Ella lleva tiempo alimentando su interés en la exploración de esos bordes porosos que existen entre lenguajes de las ciencias cuya estructura discursiva tiene, per se, efectos de verdad y la explotación de sus retóricas autorizadas por un jugoso mercado que bascula entre la aparente seriedad de sus enunciados, la novelería de una sociedad ávida de espectáculos y un sector económico que prolifera a partir de la especulación seudo científica que abunda en la web.

La posible existencia de un planeta compuesto íntegramente por diamante y toda la maniobra que orbita alrededor de su tratamiento científico y de su imagen mediática se erigen en leitmotiv de la muestra. Sus nodos son las imágenes, los dispositivos, el discurso y las corporalidades que radican en un campo de promiscuas relaciones entre la ciencia, la publicidad, las instituciones e intereses económicos y estratégicos  transnacionales. Y aquí resuena aquella sugestiva idea de  Fredric Jameson cuando reconocía que en una “era de superficies y conciencia descentrada, textualizada” la reconstrucción de un inconsciente político (esa narración latente), sería sólo viable en la figura de la alegoría, vislumbrado a través de asociaciones y textos fragmentarios como articulación aproximada y parcial.

Lupe Álvarez


El siguiente proyecto consiste en la investigación sobre un planeta cuyas características lo sitúan entre la ciencia y la fábula: El planeta extrasolar 55 Cancri e orbita alrededor de una estrella similar al Sol y se encuentra a cuarenta años luz de la Tierra, en la constelación Cáncer. Por su alta composición de carbono se especula que está hecho íntegramente de diamante.

Con un lugar como un planeta extrasolar nuestra relación solo puede ser abstracta, este proyecto plantea una pregunta sobre cómo se percibe un fenómeno a partir del universo de signos que existen a priori, y pretendo reconstruir mi relación con el planeta a través de todo el imaginario y las mediaciones intermedias, mostrando fragmentos de ” realidad” desde la yuxtaposición de ciencia y ficción.  55 Cancri e es una expedición poética que toma como pretexto el descubrimiento de un planeta para plantear una narrativa sobre la proximidad y expansión entre la ciencia y la propaganda, la imagen y el lenguaje, los deseos y el consumo, y devela las relaciones entre la industria, intereses económicos, la publicidad y el espectáculo en la producción de imágenes. Y es que la ficción y lo fantástico de 55 e Cancri se alimenta de la ilusión que ya está en la mente del público en general: que los diamantes son piedras raras y valiosas.

Mónica López


Esta pieza se ubica entre la retórica de la ciencia y la conversión de sus protocolos en un mercado que oscila entre la seriedad aparente de sus enunciados, la novelería de una sociedad ávida de espectáculos y un sector económico que prolifera a partir de la especulación seudo científica que abunda en la web. 

El tratado de espacio exterior de las Naciones Unidas creado en 1967 tiene un agujero legal, prohíbe a las naciones apropiarse de terrenos extraterrestres, pero no menciona a corporaciones o individuos. Teniendo esto en consideración, la obra consiste en ejecutar el trámite legal que resulta en un documento notarizado de Declaración de Voluntad, que me otorga territorio del planeta  extrasolar 55 Cancri e.  Y así tomar posesión de un terreno de 2701 m2: 51,9 x 51,9 metros de lado y 2 kilómetros de profundidad, alrededor de las coordenadas 51 grados norte y 27 grados este, con todos sus minerales incluidos.

Como si de una metapicture se tratase, esta video instalación es una imagen que reflexiona sobre las imágenes, las palabras, y sus modos de circulación.  Me interesa generar dentro de la instalación la coexistencia de diferentes texturas visuales.

Al estar el planeta fuera de los límites de percepción del entorno del observador la experiencia visual corpórea es reemplazada por su relación con aparatos técnicos.  Es imposible ver el planeta en su totalidad, todo lo que se puede ver son fragmentos. Los videos entre ciencia, ficción, y cultura popular mostrarán distintas visualidades que son parte de los repertorios que proponen la idea del espacio, y que apoyan visualmente la construcción del valor del planeta y del diamante.

“El ocaso del deán” 
Video lecture performance Presentación powerpoint
Performer: Christian Guerrero 
25 min
2 0 1 9
Fuentes:
National geographic, space.com, nasa.com, research gate, exocast.com, abc.es, nasa.gov, astronoo.com, astronomy.com, forbes.com, scitechdailt, europlanetsociety.org, exoplanet.com,  skyondtelescope, universe today, astronomyhudson.org, phys.com, Victoria´s secret, Architectureexposed.com 

El ocaso del deán se muestra como una conferencia sobre un gran descubrimiento, el guión consiste en la recopilación de fragmentos de textos tomados de revistas científicas y websites que contienen artículos sobre el planeta 55 Cancri e. Obtengo así una recopilación de párrafos realizados por numerosos autores, que serán ordenados y condensados en un solo escrito, una suerte de literatura irónica que merodea las concepciones que conciben a la ciencia entre el rigor y la ficción, con sustratos políticos/filosóficos del mundo contemporáneo, como la fe en la tecnología para superar las limitaciones humanas, los valores culturales agregados a la materia, y los mecanismos que legitiman y otorgan valor.

La narración en esta conferencia performativa será el hilo conductor que relaciona imágenes aparentemente dispares que ilustran un relato ficticio que ejemplifica retoricas que van desde la seriedad de lo propiamente científico hasta clichés naives de representación y de consumo.  Usando un vocabulario visual heredado de conferencias magistrales y discursos de motivación y con una actitud que oscila entre la seriedad, el humor, la arrogancia, la ansiedad y la decepción, el performer se encuentra presentando una serie de hechos científicos, históricos, económicos y preguntas filosóficas de tradición existencialista y lingüística.

Esta obra consiste en una serie de dibujos cuyas imágenes referenciales serán tomadas de archivos de registros de coronógrafos, dispositivo que adaptándose a un telescopio es capaz de bloquear la luz de una estrella y así revelar los planetas circundantes. En sus inicios este instrumento fue usado para estudiar la corona solar, y después para buscar exoplanetas ya que permite su visualización directa.

En su manufactura los dibujos son totalmente distintos a la naturaleza de su imagen referencial, son hechos íntegramente de grafito sobre papel.  No queda evidencia de una elaboración artesanal, sino más bien busco generar una factura tecnológica, suave y perfecta. 

Este ejercicio se trata de la emulación de una artificialidad. El problema estilístico está en lo siguiente: la forma naturalista pretende ser una representación fidedigna del modelo, pero las imágenes producidas por el coronógrafo no revelan la realidad en absoluto.  La imagen fracasa en el intento de mostrar lo real. Lo más técnico y preciso paradójicamente la vuelve menos objetiva, la dota de significados imprecisos que da como resultado una pérdida de equivalencia con respecto a su modelo original. Los dibujos resultan en una especie de hiperrealismo de imágenes que son en sí mismas un tipo de abstracción.

Esta pieza se encuentra entre el arte y la ciencia pura al tratarse de la realización de un experimento químico que consiste en quemar el diamante en una cámara con oxígeno líquido para luego recolectar el dióxido de carbono que se libera.

La desaparición de un objeto que simboliza perpetuidad, además de ser uno de los objetos de mayor codicia en el mercado, es lo contrario a lo que se esperara en los procesos de transformación de materia para la fabricación industrial. El estado del material cambia para convertirse en algo sensorialmente imperceptible, queda liberado de su valor económico y enfatiza su condición simbólica.

Esta pieza desencadena reflexiones sobre cómo la apariencia afecta su apreciación y el lenguaje que usamos para designar la misma materia en diferentes estados. ¿Por qué uno es más valioso que el otro?, desde un punto de vista molecular, el aire no se considera nada, pero el co2 es un gas noble vital.


Continuando con el juego de verosimilitud presente en las obras de esta exposición, el diario de campo es un instrumento utilizado para el registro de aquellos hechos que son susceptibles de ser interpretados, como lo es la investigación y planes de expedición a un planeta de diamantes. Estos estudios evidenciarán la planificación para una expedición a un sitio remoto y peligroso e incluirá la información que se ha reunido, la ubicación del planeta, diseños del proyecto, fórmulas, dibujos, anotaciones de la investigación que evidencie los procesos que me han conducido a las ideas del presente proyecto y pregunta que no necesariamente se desean responder. Esta bitácora no apunta a obtener respuestas correctas, sino que será una herramienta para pensar en las posibilidades que tal expedición podría permitir y requerir.